Páginas vistas en total

jueves, 25 de abril de 2013

La política y Los Toros


Hacer un recuento histórico básico de los personajes de la política que han asistido a las corridas de toros en nuestro país y su análisis, sería tema para otro libro, sin embargo enumeraremos los más relevantes, empezaremos por el mismo Hernán Cortés como ya lo mencionamos antes que fue siendo la principal  figura política de ese entonces, el que a su regreso del territorio de lo que hoy es Honduras  asistió a un festejo de toros el 26 de junio de 1526.

Durante la época colonial en nuestro país  muchos de los Virreyes, Capitanes Generales y Gobernadores, así como algunas autoridades eclesiásticas,  solían asistir a los festejos ya que  muchas de las veces se organizaban las fiestas  en su honor, los motivos;  la llegada a celebre personaje a una ciudad, por e l nombramiento  en un nuevo puesto, por la promoción y ascensión en la jerarquía burocrática real.

Antes de la independencia Don Miguel Hidalgo e Ignacio Allende presenciaron  una corrida juntos en San Luis Potosí en el año de 1800,  al lado justo de Don Félix María Calleja quien  fue comisionado como comandante del ejército realista en aquel estado, aquellos eran tiempos de paz,  coincidieron y convivieron como amigos, sin imaginar o tal vez ya lo traían en mente las ideas independentista, que diez años más tarde serian acérrimos enemigos por liderar el movimiento insurgente que nos daría la independencia de España.[1]


Una de las características que tiene el espectáculo taurino a diferenta  de otros, como el box o el futbol,  es que la fiesta de los toros siempre ha albergado públicos de todas las capas sociales y de los diferentes ámbitos de la vida social, en las corridas se puede ver hasta el más humilde   de los trabajadores, empleados, oficinistas, ejecutivos, empresarios, banqueros, artistas, para ver y dejarse ver y no pueden faltar los políticos, tal vez  con las mismas y parecidas intenciones de los artistas o la asistencia a las corridas, son por mera afición a veces un tanto villamelonesca[2]

La asistencia de las figuras y personajes públicos a las plazas,  por lo menos antes, permitió que los toreros se codearan con artistas, empresarias y gente de la  política, de éstas relaciones se podía esperar  casi todo, seguro la intención era permanecer en boca de los aficionados para alargar  la  boga y popularidad, común era el anuncio de un romance, un negocio o un jugoso escándalo entre amas figuras.
  
Por esta diversidad y heterogeneidad de  asistentes, asisten a estas plazas

El Presidente Porfirio Díaz en una tarde de toros



[1] María y Campos Armando, Imagen del Mexicano en los Toros Editorial al sonar del Clarín, México, 1953
[2] El termino villa melón   se emplea en el ambiente taurino y en las corridas de toros, a las personas que sin saber,  festejaban  y gritaban el famoso "OLE" reflejo de su ignorancia. ,

1 comentario:

  1. "Ole .....Este señor no es Don Porfirio Diaz Mori .
    Es Francisco León de la Barra !!!

    ResponderEliminar